Nuevo

John Tower

John Tower


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

John Tower, hijo de un ministro metodista, nació en Houston, Texas, el 29 de septiembre de 1925. Educado en Beaumont High School, Tower se alistó en la Marina de los Estados Unidos en junio de 1943. Durante la Segunda Guerra Mundial, Tower sirvió en un anfibio cañonera en el Pacífico.

Después de la guerra, Tower estudió ciencias políticas en la Southwestern University. Durante un tiempo trabajó como agente de seguros en Dallas. Combinó esto con asistir a clases en la Universidad Metodista del Sur. En 1951 Tower aceptó un puesto como profesor asistente de ciencias políticas en la Universidad Midwestern. Al año siguiente se trasladó a la London School of Economics (LSE). Mientras estuvo en Londres, llevó a cabo una investigación sobre el Partido Conservador.

En 1953 Tower regresó a la Universidad del Medio Oeste. También se involucró en el Partido Republicano en Texas. No tuvo éxito en sus intentos de ser elegido al Congreso. Sin embargo, en 1956 representó a Texas en la Convención Nacional Republicana.

Tower ganó la nominación del Partido Republicano para enfrentarse a Lyndon B. Johnson en 1960. Johnson ganó fácilmente las elecciones, pero como también fue elegido vicepresidente, tuvo que renunciar a su escaño en el Senado. Tower venció a su candidato del Partido Demócrata, William Blakely, en mayo de 1961. Por lo tanto, se convirtió en el primer senador republicano elegido en Texas desde 1870.

Tower sirvió en el Comité de Servicios Armados del Senado (1965-1985) y el Comité Conjunto de Producción de Defensa (1963-1977). Tower, eventualmente reemplazó a Richard Russell como presidente del Comité de Servicios Armados. Desarrolló una reputación por promover áreas de comercio importantes para los tejanos.

En enero de 1985, Tower se retiró del Senado para convertirse en un consultor de defensa altamente remunerado. Dos semanas después, el presidente Ronald Reagan lo nombró negociador jefe de Estados Unidos en las conversaciones sobre reducción de armas estratégicas en Ginebra. Renunció en abril de 1986 para continuar su carrera como presidente de Tower, Eggers y Greene Consulting, una empresa con sede en Dallas y Washington. En noviembre de 1986, Reagan convenció a Tower para que presidiera la Junta de Revisión Especial del Presidente para estudiar las acciones del Consejo de Seguridad Nacional y su personal durante el asunto Irán-Contra.

En 1989, el presidente George Bush eligió a Tower como su secretario de Defensa. Sin embargo, el Senado se negó a confirmar su nominación debido a su presunto consumo excesivo de alcohol y mujeriego. También hubo rumores sobre sus vínculos con la industria armamentística. Como informó Steven Waldman en el Washington mensual: "No hubo pruebas sólidas de que Tower hiciera algo ilegal cuando era consultor de defensa después de dejar el gobierno, pero su cercanía con la industria hace que sea dudoso que hubiera sido lo suficientemente crítico con los productos y reclamos de los contratistas". Este fue el primer rechazo de un candidato al gabinete en más de 30 años.

En 1990, Bush nombró a Tower como presidente de la Junta Asesora de Inteligencia Extranjera del presidente. Tower publicó su autobiografía, Consecuencias: una memoria personal y política En 1991.

John Tower murió en un accidente de avión en New New Brunswick, Georgia, el 5 de abril de 1991. Según el New York Times, el "fallo de una pieza muy desgastada en la unidad de control de la hélice del avión hizo que el avión girara fuera de control". Esto fue un día después de que su amigo, John Heinz, también muriera cuando su Piper Aerostar PA60 se cayó después de chocar con un helicóptero en el condado de Montgomery.

Considerado un ultraconservador, durante sus 23 años en el Senado, Tower se convirtió en una autoridad en asuntos relacionados con la defensa nacional y el ejército. A medida que el gasto en defensa aumentó a $ 211 mil millones al año, Tower trajo preciados contratos de defensa a Texas. En 1981, se convirtió en presidente del Comité de Servicios Armados. En 1984, Tower decidió no buscar la reelección. En cambio, trabajó como consultor de defensa altamente remunerado.

En 1985, el presidente Reagan nombró a Tower para el cargo de negociador de armas estratégicas con la Unión Soviética. Al año siguiente, nombró a Tower para presidir un comité bipartidista para investigar el escándalo Irán-Contra. George Bush nominó a Tower como secretario de Defensa en 1989, pero los críticos afirmaron que tenía demasiados vínculos con los contratistas de defensa. El suyo fue el primer rechazo de un candidato al gabinete en más de 30 años.

Según el investigador Rodney Stich en Defraudar a América, cuando George Bush padre y el director de la CIA William Casey diseñaron la Sorpresa de Octubre para sobornar a los funcionarios iraníes para que retengan a los rehenes estadounidenses hasta después de las elecciones de 1980, dos de los pasajeros del vuelo BAC 111 de Bush a París eran el senador John Heinz, junto con el senador John Tower. de Texas.

Aún más intrigante es el hecho de que John Heinz presidió una junta de revisión presidencial de tres hombres que investigó el asunto Irán-Contra y tenía en su poder todos los documentos condenatorios de ese sórdido asunto, mientras que John Tower dirigió la infame Comisión de la Torre que investigó una variedad de de diferentes actividades delictivas de la CIA y tratos sucios. Casualmente, tanto John Heinz como John Tower murieron en accidentes de avión en días sucesivos en 1991: Tower en Georgia y Heinz en el condado de Montgomery, Pensilvania. estrechos vínculos con George Bush padre, que fue director de la CIA a mediados de la década de 1970? ¿Ambos hombres descubrieron información sobre la que se negaron a guardar silencio por más tiempo?

Una y otra vez, alguien hizo un cargo, el FBI lo investigó, y luego el hecho de que el FBI lo estuviera investigando le dio crédito al cargo, incluso si se descubrió que no era cierto. Considere este informe en Los Angeles Times: "Tower, según historias sin fundamento, es un mujeriego y tiene problemas con la bebida. Las historias se inspiraron en el reciente divorcio de Tower. Una historia particularmente salvaje y totalmente infundada ha prohibido a Tower en Australia porque de una juerga de borrachos allí ". Y la madre de Shelby Coffey, editora de L.A. Times, usa botas militares, me dijo una vez una fuente totalmente poco confiable.

Habiendo dicho todo eso, debo agregar: Vaya, me alegro de que John Tower no sea secretario de Defensa. No por "mujeriego". Y no principalmente por su forma de beber, que era preocupante, pero en última instancia no lo suficientemente concluyente como para rechazar a cualquier nominado que fuera sobresaliente. El problema era que Tower no era excepcional, debido a su relación con la industria de defensa y su administración del Comité de Servicios Armados del Senado durante la preparación de la defensa de Reagan. No había pruebas sólidas de que Tower hiciera algo ilegal cuando era consultor de defensa después de dejar el gobierno, pero su cercanía con la industria hace que sea dudoso que hubiera sido lo suficientemente crítico con los productos y reclamos de los contratistas.

Mirando hacia atrás a través de la cobertura de prensa de la batalla por la confirmación, es asombroso la poca atención que se le prestó al papel de Tower como presidente del Comité de Servicios Armados de 1981 a 1985, ya que el Pentágono y el Congreso derrocharon un billón de dólares. Aquí, el público estaba mal servido por la predilección de los medios hacia ciertos tipos de reportajes críticos y su evitación de otros. Persigue enérgicamente los problemas de "carácter", a veces legítimos, a veces no, porque es divertido escribir y leer sobre ellos. La prensa también es buena para rastrear la corrupción porque implica la ruptura de reglas predefinidas. Dado que las reglas fueron escritas por otras personas, los medios de comunicación no tienen que juzgar si son apropiadas, solo si fueron violadas. Pero cuando se trata del abandono de las políticas, ¿recuerdan la crisis de S&L?, La prensa se encuentra sin equipos (¿quién soy yo para decir si se deberían haber gastado mil millones de dólares en ese sistema de armas?), Sin interés (cubrir las políticas significa estudiar minucias), o involuntario (nadie ganó un Pulitzer por analizar cómo se estropeó una ley).

Tower dice que fue un reformador militar todo el tiempo. No soy un experto en defensa, pero una declaración de su libro arroja serias dudas sobre su buena fe: "El despilfarro, el fraude y el abuso [en el Pentágono] no habrían ascendido ni siquiera a mil millones de dólares. El dinero se gastó bien. " ¿Cree sinceramente que el Pentágono ha desperdiciado sólo el 0,05 por ciento de su presupuesto? El bombardero B-1 por sí solo es una pérdida de $ 20 mil millones. Imprudente y consentido

Tower siente que un proceso irracional y descontrolado lo mastica, ignorando su experiencia en defensa y el servicio pasado a su país. Es más, "las reglas de conducta ética cambian constantemente con poca o ninguna advertencia", y él marca los nombres de los senadores que bebieron mucho más que él, créanme.

Dos senadores estadounidenses sabían demasiado sobre el asesinato del presidente Kennedy; sobre la traición cometida por Ronald Reagan y el anciano Bush en el asunto Irán-Contra; sobre cómo la CIA estadounidense y varias agencias de inteligencia extranjeras utilizaron BCCI para lavar fondos para asesinatos políticos, cometidos dentro de los EE. UU. y en el extranjero.

Uno de esos Senadores fue John Tower (R., Texas). Encabezó lo que se conoció como la Comisión de la Torre, que blanqueó la criminalidad de Reagan y Daddy Bush en cuanto a Irán-Contra. El otro era el senador John Heinz (R., Penn.). Heinz sabía demasiado sobre su colega, el senador estadounidense Arlen Specter (R., Penn.) Spectre había estado anteriormente en el personal de la infame Comisión Warren. Specter formuló la gran mentira de que una sola bala prístina, marcada como Prueba 399 de la Comisión Warren, de alguna manera hirió a John Connally en la limusina con JFK y le voló los sesos a Kennedy. Los cínicos sostienen que la bala aún da vueltas por el planeta y sin duda, bajo la gran mentira de Specter, también mató al Dr. King, a Bobby Kennedy y a muchas otras víctimas de asesinato.

En la primavera de 1991, justo cuando estábamos verificando la lista de sobornos, Senators Tower y Heinz fueron asesinados, con pocos días de diferencia. Ambos, en accidentes aéreos saboteados separados. En octubre de 1991, nuestra historia exclusiva sobre la lista de sobornos apareció en un periódico populista, "Spotlight" (más tarde desaparecido después de publicarse continuamente durante 25 años). Tenían de nosotros la lista de sobornos y publicaron la historia completa, pero en el último minuto borraron la lista de mi historia.


La construcción inicial de la & # x201CWhite Tower & # x201D, la estructura más antigua del complejo de la Torre de Londres, comenzó en 1078 y se completó en 1100, durante el reinado del rey Guillermo II.

Fue diseñado y construido por Gundulf of Rochester, un obispo normando al que se le atribuye la supervisión de la construcción de varios sitios importantes en la historia de Inglaterra, incluido el Priorato y la Iglesia Catedral en su ciudad natal.

La Torre Blanca se hizo con piedra caliza blanca (de ahí su nombre) importada de Caen en el noroeste de Francia, así como con un material de construcción local llamado Kentish ragstone.

Aunque fue diseñada como una almena, la Torre de Londres pronto encontró uso como prisión. Cuando el rey Enrique I asumió el trono en 1100, tras el asesinato de su hermano, Guillermo II, uno de sus primeros actos fue ordenar el arresto de Rannulf Flambard, el obispo de Durham.

Flambard fue acusado del delito de simonía, o el acto de vender puestos administrativos en la iglesia por dinero. Se convirtió en el primer prisionero detenido en la Torre de Londres, aunque luego escapó.


Historia de un miembro y # 8217

Hice mi conexión con la familia Tower, en algún lugar alrededor de 2001. Cuando comencé a investigar sobre mi abuela paterna (Torre Laura Josephine), poco sabía lo que estaba a punto de descubrir sobre sus antepasados.

Había una gran cantidad de información genealógica de la Torre ya disponible en línea. Pero no pude establecer esa conexión directa con la poca información que tenía sobre ella.

Sin embargo, descubrí un número de teléfono y la información de contacto del entonces presidente de TGS, Inc. Torre Lester.
Entonces, me arriesgué y le llamé por teléfono. Me sentí un poco tonto al preguntarle, ¿eres pariente?
¡Sin dudarlo dijo que sí! Usted es pariente y yo sé quiénes son, ¡Y hay otros parientes de la Torre viviendo en su área! ¡GUAU!
Luego me puso en contacto con multitud de parientes recién realizados. Compartieron conmigo un montón de datos recopilados, recuerdos e información sobre mi línea familiar, desde John Tower (1), nacido en 1609.
Siempre estaré agradecido con los parientes de la Torre que tan libremente compartieron conmigo las fotos, la información y los datos de la Torre.

Este árbol genealógico está en plena floración, con una herencia y una historia única. A pesar de mis cumplidos, la complementación de los datos genealógicos de la Torre está lejos de realizarse. Si recuerdas John Tower (1) y su esposa Margaret Ibrook, tuvo diez hijos! Hay muchas investigaciones aún por hacer, parientes por descubrir, fotos sin remover.

Y, si puedo preguntar, ¿podría ser que usted también sea pariente? Si es así, ¿por qué no considerar unirse a nosotros? Consulte la información de membresía. Soy la actual aspirante a webmaster de Tower Genealogical, editora de Tower Talk, moderadora de TGS en Facebook, Janine Battistone.

Si tiene alguna pregunta, información o ideas relacionadas con La Sociedad Genealógica de la Torre, Inc., que no dude en ponerse en contacto conmigo o con cualquiera de los otros Directores de The Tower Genealogical Society.


Contenido

John H. Towers nació el 30 de enero de 1885 en Rome, Georgia, hijo de William Magee y Mary (Norton) Towers. Completó la escuela pública en Roma y entró en la Escuela de Tecnología de Georgia en Atlanta, donde completó un año en el curso de ingeniería civil, antes de recibir un nombramiento en la Academia Naval de los Estados Unidos en Annapolis, Maryland en junio de 1902. Mientras estaba en la Academia, Towers fue apodado Hattie y alcanzó el rango de Suboficial Cadete de Primera Clase. [1]

Se graduó con el título de Licenciado en Ciencias el 12 de febrero de 1906 y se adjuntó como Guardiamarina Aprobado al acorazado USS Kentucky. Towers participó luego en el crucero alrededor del mundo con la Gran Flota Blanca y también sirvió en las aguas cubanas durante la Segunda Ocupación de Cuba. Después de los dos años en el mar, entonces requeridos por la ley, fue comisionado alférez el 13 de febrero de 1908 mientras aún estaba a bordo. Kentucky.

Towers fue transferido a New York Shipbuilding Corporation para el servicio en relación con el equipamiento del primer acorazado acorazado estadounidense USS Michigan en septiembre de 1909 y tras su puesta en servicio en enero de 1910, se desempeñó como oficial de control de incendios y observador. Durante su mandato en esta capacidad, se interesó en la aviación, lo que fue motivado por el reconocimiento de que se requería una observación de mayor elevación para observar la caída del disparo en el rango de la artillería naval moderna. Towers solicitó entrenamiento en aviación en noviembre de 1910, pero su habilidad en la detección de disparos se consideró esencial para Michigan la misión cuando Glenn Curtis se ofreció a entrenar a un oficial naval para volar el mes siguiente, por lo que Theodore G. Ellyson se convirtió en el primer aviador naval de Estados Unidos. [2] Solo después de que Curtiss trasladó su escuela de vuelo de San Diego a la costa este, Tower fue liberado de Michigan para presentarse en la Curtiss Flying School en Hammondsport, Nueva York, el 27 de junio de 1911 para recibir entrenamiento en aviación. [3]

Aviador naval pionero Editar

Bajo la tutela de los pioneros de la aviación Curtiss y Ellyson, Towers calificó como piloto con el Aero Club of America el 13 de septiembre de 1911, pilotando el primer avión de la Armada, un hidroavión Curtiss A-1. [2] En septiembre de 1911, Towers y Ellyson crearon la primera Estación Aérea Naval oficial y la unidad de aviación voladora en Greenbury Point, Maryland, al otro lado del río Severn desde la Academia Naval bajo las órdenes del Capitán Washington Irving Chambers. [4]

En octubre de 1911, Towers logró un récord de distancia, volando un A-1 desde Annapolis, Maryland, a Old Point Comfort, Virginia, una distancia de 112 millas en 122 minutos. Estableció varios récords de velocidad y altitud en ese momento.

Debido a las condiciones climáticas invernales en Greenbury Point, embalaron los aviones y Towers etal viajó a North Island en San Diego, California, donde, junto con la Curtiss Flying School, participó en el desarrollo y mejora de los tipos de aviones navales [5].

Después de ese invierno en San Diego regresaron a Greenbury Point. El 6 de octubre de 1912, logró un récord de resistencia estadounidense al instalar tanques de gasolina adicionales en un hidroavión Curtiss A-2, lo que le permitió permanecer en el aire durante 6 horas, diez minutos y 35 segundos. De octubre a diciembre de 1912, Towers realizó pruebas para detectar submarinos sumergidos desde el aire sobre la bahía de Chesapeake. Posteriormente, esto fue valioso para conducir al diseño de los barcos NC y al Primer Cruce del Atlántico en 1919. Continuó esas pruebas en 1913 durante las operaciones de la flota cerca de la Bahía de Guantánamo, Cuba. Además, investigó el potencial del reconocimiento aéreo, los bombardeos, la fotografía y las comunicaciones de la Marina. [3]

El 8 de mayo de 1913, el teniente Towers voló un vuelo de larga distancia de 169 millas en un hidroavión Curtiss desde Washington Navy Yard por el río Potomac y luego por la Bahía de Chesapeake hasta la Academia Naval de los Estados Unidos en Annapolis, Maryland. El vuelo duró tres horas y cinco minutos. El alférez Godfrey Chevalier fue su pasajero. [6]

El 20 de junio de 1913, Towers casi muere en un accidente de aviación en la bahía de Chesapeake. Mientras volaba como pasajero en un hidroavión Wright, su avión fue atrapado en una corriente descendente repentina y cayó en picada hacia la tierra. El piloto, alférez W.D. Billingsley, fue arrojado del avión y murió (convirtiéndose en la primera víctima mortal de la aviación naval). Towers fue arrancado de su asiento, pero logró atrapar un puntal de un ala y permanecer en el avión hasta que se estrelló contra el Chesapeake. Entrevistado por Glenn Curtiss poco después, Towers relató las circunstancias de la tragedia en su informe y las recomendaciones resultantes eventualmente llevaron al diseño y adopción de cinturones de seguridad y arneses para los pilotos y sus pasajeros.

El 20 de enero de 1914, después de apelar a los superiores para trasladar la unidad de aviación a climas más cálidos, el teniente Towers condujo a 9 oficiales y 23 soldados, con siete aviones, hangares portátiles y otros equipos de la unidad de aviación en Annapolis (Greenbury Point) a Pensacola, Florida, para establecer la unidad de entrenamiento de aviación naval. El 20 de abril de 1914, Towers dirigió la primera unidad de aviación naval que entró en acción con la Flota. Él y otros dos pilotos, 12 hombres alistados y tres aviones zarparon de Pensacola a bordo del crucero. Birmingham en respuesta al Asunto Tampico. [7]

Designación e insignia de aviador naval Editar

En enero de 1915, la marina decidió designar oficialmente a sus volantes. En ese momento, Towers fue designado oficialmente como Aviador Naval No. 3, con una fecha de vigencia de 1914. [8] El Teniente Comandante Towers, mientras estaba asignado al escritorio de aviación bajo CNO, se le atribuye el desarrollo de la insignia de Aviador Naval, que fueron diseñados y ordenados en 1917. [9] El 19 de enero de 1918, comenzó la distribución de las primeras alas de Aviador Naval de oro, y es probable que Towers, como Aviador Naval Senior en Washington en ese momento, fue uno de los primeros, si no el más temprano, destinatario. [9]

En agosto de 1914, poco después de que comenzara la guerra, Towers recibió la orden de ir a Londres como agregado naval adjunto, una palanquilla que llenó hasta que regresó a los Estados Unidos en el otoño de 1916. Ese agosto, el teniente Towers acompañó a la expedición de ayuda estadounidense a bordo del USS Tennesse como parte de la delegación naval encabezada por el Comandante Reginald R. Belknap, con el mando general del Subsecretario del Ejército Henry S. Breckinridge. Posteriormente, Towers abogó por la Primera Unidad de Yale, que se convirtió en el núcleo de la participación de la aviación naval en la guerra.

En mayo de 1917, el teniente comandante Towers fue asignado a la Oficina de Navegación como supervisor del Cuerpo de Vuelo de la Reserva Naval, un precursor de la Fuerza de la Reserva Aérea Naval. Cuando la Marina estableció la División de Aviación, en la sede del Departamento de Marina, Towers fue nombrado Subdirector de Aviación Naval. En esa posición, orquestó la acumulación de un puñado de aviones obsoletos y menos de 50 pilotos a una fuerza de miles de aviones y aviadores. Towers fue posteriormente galardonado con la Cruz de la Armada por su servicio en tiempos de guerra como Subdirector de Aviación Naval. [10]

Durante los años de entreguerras, Towers fue el principal defensor de la aviación naval (y especialmente de la aviación de portaaviones) cuando prácticamente no había otro apoyo dentro o fuera de la marina. Participó en una serie de desarrollos pioneros en la aviación naval, incluido el primer cruce transatlántico de aviones que se desempeñaban como comandante del primer portaaviones estadounidense, USS Langley y ocupar cargos importantes (incluido el de jefe de oficina) dentro de la Oficina de Aeronáutica (BuAer), la estructura organizativa establecida para la aviación naval en 1921.

Travesía transatlántica: Vuelo de NC-4, 1919 Editar

En 1919, el entonces comandante Towers propuso, planificó y dirigió la primera travesía aérea del Atlántico. [11] La planificación de la misión en realidad comenzó durante los primeros años de la Primera Guerra Mundial, cuando el transporte marítimo aliado se vio amenazado por la guerra submarina, pero no pudo realizarse antes del final de la guerra. La expedición de vuelo comenzó el 8 de mayo de 1919 cuando tres Curtiss NC Flying Boats, designados NC-1, NC-3 y NC-4, partieron de la Estación Aérea Naval Rockaway, Nueva York, [12] La aeronave hizo paradas intermedias en Chatham, Massachusetts y Halifax, Nueva Escocia antes de llegar a Trepassey, Terranova el 15 de mayo de 1919.

El 16 de mayo partieron para el tramo más largo de su viaje, a las Azores. Tanto el NC-1 como el NC-3 se vieron obligados a aterrizar en mares agitados debido a la densa niebla, y ninguno pudo despegar de nuevo. Posteriormente, el NC-1 comenzó a hacerse a la mar y la tripulación fue rescatada por el carguero griego. Ionia. [13] La tripulación del NC-3, incluido Towers, logró mantener el NC-3 a flote durante 52 horas, llevando la embarcación en rodaje por agua a más de 200 millas hasta Ponta Delgada en la isla de São Miguel. NC-4 continuó para completar la travesía transatlántica, llegando a Lisboa el 27 de mayo. Por su liderazgo en la operación, Towers recibió su segunda Cruz Naval. También fue nombrado comandante de la Orden de la Torre y la Espada por el gobierno portugués el 3 de junio de 1919. [14] Diez años más tarde, Towers y la tripulación de vuelo del NC-4 recibieron medallas de oro del Congreso. [15]

Asignaciones marítimas y costeras, décadas de 1920 y 1930 Editar

Entre el otoño de 1919 y finales del invierno de 1922 y 1923, Towers sirvió en el mar, como oficial ejecutivo de USS Aroostook y como comandante del viejo destructor USS Mugford, que había sido redesignado como una licitación de aviones. Luego, después de una gira como oficial ejecutivo en NAS Pensacola, pasó dos años y medio, desde marzo de 1923 hasta septiembre de 1925, como agregado naval adjunto, sirviendo en las embajadas estadounidenses en Londres, París, Roma, La Haya y Berlina.

Al regresar a los Estados Unidos en el otoño de 1925, fue asignado a la Oficina de Aeronáutica y se desempeñó como miembro del tribunal de instrucción que investigó la pérdida del dirigible USS Shenandoah.

Towers luego comandó USS Langley, el primer portaaviones de la Armada, de enero de 1927 a agosto de 1928. Recibió un elogio por "la frialdad y el coraje ante el peligro" cuando una línea de gasolina se incendió y se quemó a bordo del portaaviones en diciembre de 1927. Towers dirigió personalmente a los vigorosos y esfuerzo exitoso para sofocar las llamas encendidas por la explosión y así evitar una catástrofe.

Después del servicio en tierra en la Oficina de Aeronáutica, Towers se desempeñó sucesivamente como jefe de la división de planes y, más tarde, como asistente del jefe de la oficina. Towers se unió al personal del Comandante, Aeronave, Fuerza de Batalla, bajo el mando del Contralmirante Harry E. Yarnell, en junio de 1931. Estuvo entre el personal que planeó un "ataque" exitoso en Pearl Harbor durante el Ejercicio Conjunto Ejército-Armada No. 4 en las islas hawaianas en febrero de 1932, operación que los japoneses debían duplicar en mayor escala en diciembre de 1941.

Entre junio de 1933 y junio de 1939, Towers llenó una variedad de alojamientos en tierra y a flote: completó el curso superior en el Naval War College en 1934 comandó la Estación Aérea Naval en San Diego nuevamente sirvió en el personal de ComAirBatFor comandó el portaaviones USS Saratoga y se convirtió en Subjefe de la Oficina de Aeronáutica. El 1 de junio de 1939, fue nombrado Jefe de la Oficina de Aeronáutica con el rango de contraalmirante que lo acompañaba.

Como jefe de la Oficina de Aeronáutica, Towers organizó los planes de adquisición de aviones de la Marina mientras las nubes de guerra se acumulaban sobre el Lejano Oriente y el Atlántico. Bajo su liderazgo, el brazo aéreo de la Armada creció de 2.000 aviones en 1939 a 39.000 en 1942. También instituyó un riguroso programa de entrenamiento de pilotos y estableció un grupo capacitado de oficiales de reserva para tareas de apoyo en tierra. Durante el mandato de Towers, el número de hombres asignados a actividades de aviación naval alcanzó un punto máximo de alrededor de tres cuartos de millón.


[Discurso de John Tower sobre la prevención del delito, 197u]

Discurso prevención del delito justicia fuerza policial sanciona legislación S 895 para acelerar la justicia en juicios por delitos graves rehabilitación Consejo de Justicia Penal de Texas Dallas designación para recibir fondos de la LEAA [Administración de Asistencia para el Cumplimiento de la Ley] para reducir el crimen callejero y el robo. 1968 Comisión de Correcciones, S. 2939 prevención de la delincuencia juvenil y rehabilitación, S. 2148 narcóticos ilegales, SJ Res. 78 legislación, S. 2109, EE. UU. límite de cuotas para la Medida de Interpol, S. 2097, Oficina de Acción Especial para la Prevención del Abuso de Drogas.

Descripción física

Información de creación

Contexto

Esta texto es parte de la colección titulada: Senator John G. Tower Collection y fue proporcionada por Southwestern University a The Portal to Texas History, un repositorio digital alojado por las bibliotecas de UNT. Ha sido visto 1801 veces, 186 en el último mes. Más información sobre este texto se puede ver a continuación.

Personas y organizaciones asociadas con la creación de este texto o su contenido.

Autor

Audiencias

¡Consulte nuestro sitio de Recursos para educadores! Hemos identificado esto texto como un fuente principal dentro de nuestras colecciones. Los investigadores, educadores y estudiantes pueden encontrar este texto útil en su trabajo.

Proporcionado por

Universidad del suroeste

Southwestern University es una universidad privada de artes liberales de cuatro años en Georgetown, Texas y la primera institución de educación superior en Texas. Colecciones especiales de Southwestern University es la colección especial de escuelas más grande de su tamaño.


Contenido

La Torre Foshay marcó un hito significativo a nivel local en el empuje hacia el cielo, ya que la torre fue la primera en la ciudad en superar la altura del Ayuntamiento de Minneapolis, terminado en 1906. Siguió siendo el edificio más alto de Minneapolis hasta que el IDS Center lo superó en 1972 .

Como el edificio fue diseñado para imitar el Monumento a Washington, los lados del edificio se inclinan ligeramente hacia adentro, y cada piso de la Torre Foshay es un poco más pequeño que el que está debajo. También es inusual que la torre esté apartada de la calle, con una estructura de dos pisos rodeándola en los lados de la Avenida Marquette y la Calle 9. Los otros dos lados del edificio, que dan a 8th Street y 2nd Avenue, ahora están rodeados por la Torre TCF, que se eleva a 17 pisos en el lado de 2nd Avenue y oculta por completo las vistas desde las ventanas de los primeros siete pisos de la Torre Foshay. en los lados de 2nd Avenue y 8th Street. Internamente, el edificio utiliza acero y hormigón armado. El exterior está revestido con piedra caliza de Indiana, mientras que el interior presenta caoba africana, mármol italiano, terrazo, picaportes chapados en oro, un techo chapado en oro y plata, hermosas entradas ornamentales de bronce y trabajo en todo el edificio (realizado por Crown Iron Works Company of Minneapolis ), hierro forjado a mano y tres bustos encargados de George Washington. Su construcción costó US $ 3,75 millones. Desde el lado de la estructura de Marquette Avenue, el nombre, "Foshay", es visible en concreto cuatro veces en el exterior del edificio (una vez en la parte superior y tres veces en el nivel de la calle).

La Torre Foshay fue el sueño de toda la vida y el homónimo de Wilbur Foshay, un estudiante de arte convertido en hombre de negocios que amasó su fortuna construyendo tres imperios de empresas de servicios públicos (operando como W. B. Foshay Company). En el momento en que se estaba construyendo la torre, había vendido sus dos imperios anteriores por turnos y estaba construyendo el tercero (que finalmente se extendería desde Alaska hasta Nicaragua). Planeaba ubicar su negocio y residencia en los pisos 27 y 28, donde se construyó una suite de tres dormitorios y tres baños, con chimenea y biblioteca, paredes de mármol italiano Siena y techos con paneles de vidrio. [2] [3]

Foshay invitó a 25.000 invitados a la ceremonia de dedicación y proporcionó viajes con todos los gastos pagados a muchos, entre los que se encontraban miembros del gabinete, senadores y congresistas. Bailarines semidesnudos entretenidos. Cada invitado recibió un reloj de bolsillo de oro. Los militares hicieron saludos con 19 cañones. John Philip Sousa dirigió música, incluida la "Marcha conmemorativa de la Torre Foshay-Washington", una marcha que escribió para la ocasión. Foshay le entregó a Sousa un cheque por US $ 20.000. [2]

La marcha solo se jugó una vez durante la vida de Foshay. Seis semanas después de la apertura del edificio el 2 de noviembre de 1929, el imperio corporativo de Foshay quedó en quiebra al comienzo de la Gran Depresión. Ignominiosamente, el cheque de Foshay a Sousa rebotó, y en represalia, Sousa prohibió la reproducción de la marcha mientras la deuda de Foshay con él permaneciera pendiente. Foshay nunca vivió en su nuevo hogar, que también entró en suspensión de pagos. No fue hasta 1988 cuando un grupo de inversionistas de Minnesota pagó la deuda de Foshay con la propiedad de Sousa que se permitió que la marcha se volviera a jugar en público.

El Foshay fue diseñado por Léon Eugène Arnal (1881-1963), [4] diseñador jefe de los arquitectos Magney & amp Tusler, más tarde conocido como Setter, Leach & amp Lindstrom, que fue adquirido por Leo A. Daly en 2003. [5]

El edificio tiene el nombre "FOSHAY" en letras iluminadas de 10 pies (3 m) en los cuatro lados justo debajo de la parte superior. Una patente estadounidense para esta técnica de exhibición fue presentada en 1929 por Gottlieb R. Magney, Wilbur Tusler y Arnal y otorgada en 1931, asignada a W. B. Foshay Co. [6]

La torre fue la sede de Citizens Utilities, la sucesora de la empresa de Foshay.

En enero de 1981, el edificio fue envuelto en una enorme cinta amarilla durante los últimos días de la crisis de los rehenes en Irán. Una vez que los rehenes regresaron a los Estados Unidos, la cinta se trasladó al Capitolio del Estado de Minnesota en Saint Paul para que la gente pudiera firmarla. La cinta está ahora en la Sociedad Histórica de Minnesota.

La antena del techo ha sido utilizada por varias emisoras, incluidas las estaciones de televisión WTCN (ahora KARE), WCCO y KMSP. La estación de radio KFAI ha estado transmitiendo desde la torre desde 1984, pero trasladó su torre de transmisión al IDS Center en marzo de 2007, debido a la renovación del W Hotel. Alrededor de 1980, cuando el Foshay todavía era uno de los edificios más altos de Minneapolis, la parte superior piramidal estaba cubierta con numerosos equipos de transmisión de radio.

Los establecimientos a nivel de la calle de la estructura alguna vez incluyeron Cafe Un Deux Trois, notable por tener a Andrew Zimmern como chef ejecutivo durante sus primeros 4 años y medio, [7] y Peter's Grill, el restaurante más antiguo de Minneapolis, estaba ubicado al otro lado de la calle.

El consulado noruego estuvo ubicado en la torre hasta 2007, cuando se trasladó a la torre AT & ampT al otro lado de la calle. Portal de Noruega - Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega

El 4 de septiembre de 2006, se informó que los desarrolladores Ralph W. Burnet y Ryan Companies, con sede en Minneapolis, gastarían hasta $ 90 millones para convertir la torre de oficinas de 32 pisos en un W Hotel de 230 habitaciones. All tenants with the exception of Keys Café on the first floor moved out. [8]

A unique finding occurred at the tower when workers were replacing the ceiling in the hotel's lobby. When the lobby ceiling was removed, they discovered the room's original ceiling, complete with intricate engravings and embossed with various logos. However, due to past renovation work and age, the ceiling had deteriorated and was badly damaged. It has been reported that workers are currently [ ¿Cuándo? ] in the process of restoring the original ceiling at the behest of the National Register of Historic Places, a process which will take a total of four months alone. [9] [ necesita actualización ]

The renovated W Minneapolis – The Foshay opened on August 13, 2008. The hotel retains the 30th floor observation deck and converted Wilbur Foshay's former boardroom on the 27th floor into the Prohibition Sky Bar.


Space Needle History

In 1959, Seattle hotel executive Edward E. Carlson, who was a chief organizer of the 1962 World’s Fair, traveled to Stuttgart Germany where he was inspired by a broadcast tower featuring a restaurant. He doodled an idea of a dominant central structure for the fair on a napkin in a hotel café convinced that such a tower could make a permanent center-piece for the fair and an enduring symbol for Seattle. He called it a “Space Needle.”

With innovation comes challenges…
Carlson and his supporters soon found moving the symbol from doodle to the drawing board, and then to the construction phase, was far from easy. The first obstacle was the structure’s final design. Carlson’s initial sketch underwent many transformations, including designs that resembled a landed UFO, a tethered balloon and even a cocktail shaker with a tram ferrying visitors to the top.

Architect John “Jack” Graham, Jr. fresh from his success in designing the world’s first auto-centric shopping mall (Seattle’s Northgate) and experimenting with a revolving bar in Hawaii, focused on a flying saucer-shaped top house. Graham’s team worked on sketches and ideas before a final design was reached just a year and a half before the World’s Fair. Architect Victor Steinbrueck came up with the wasp-waisted tower shape based on an abstract sculpture of a dancer called “The Feminine One.”

Home sweet home … planting our three legs.
Location and financing were also major challenges. The tower had to be privately financed and situated on land that could be acquired for private use on the fairgrounds. Early investigations indicated such a plot of land did not exist. However, just before the search was abandoned, a suitable 120-foot-by-120-lot on the site of an old fire station was found and sold to investors for $75,000 in 1961, just 13 months before the opening of the World’s Fair.

Construction, managed by the Howard S. Wright Construction Company, progressed quickly. An underground foundation was poured into a hole 30’ deep and 120’ across. It took 467 cement trucks an entire day to fill the hole, and the largest continuous concrete pour ever attempted in the West. Once the pour was completed, the foundation weighed as much as the Space Needle itself, establishing the center of gravity just five feet above ground.

December 1961

Let’s get ‘Spacey’
The basic Space Needle tower was completed in December 1961, eight months after it began. In keeping with the 21st Century theme of the World’s Fair, the final coats of paint were dubbed ‘Astronaut White’ for the legs, ‘Orbital Olive’ for the core of the structure, ‘Re-entry Red’ for the Halo and ‘Galaxy Gold’ for the sunburst and pagoda roof. The Space Needle’s chief engineer, John Minasian, had also designed rocket gantries for NASA.

April 21, 1962

Opening day. ¡Hurra!
The Space Needle officially opened the first day of the World’s Fair. During the expo the tower hosted an estimated 2.65 million visitors. They included world celebrities including Elvis Presley, the Shah and Empress of Iran, Prince Philip of Great Britain, Bobby Kennedy, Walter Cronkite, John Wayne, Bob Hope, Chubby Checker, Billy Graham, John Glenn, Jonas Salk, Carol Channing, Neil Armstrong, Lyndon Johnson, Walt Disney and scores of others. The mast originally topping the structure was a natural gas torch that was lit up at night in rainbow colors.

After the fair, a radio broadcast booth was built on the Space Needle for a local radio station.

The Wheedle
Local Seattle author Stephen Cosgrove introduced the beloved character, the Wheedle. The infamously shy, orange character resembled Bigfoot with a bright red nose and lived atop the tower. He was featured in a popular children’s story and later became the mascot for Seattle’s NBA basketball team, the SuperSonics.

SkyLine
The 100’ SkyLine level was added as a special event space, hosting view-spectacular weddings, receptions, and business meetings.

The Space Needle falls…April Fools!
One evening in 1989, the KING-TV Almost Live comedy show ran a spoof news bulletin announcing that the Space Needle had fallen over. The live broadcast included a mocked-up graphic of the tower in ruins on the ground. The April Fools prank received international attention and overwhelmed Seattle’s 9-1-1 emergency system with people who believed it was real.

The iconic grunge rock band Nirvana visits the Space Needle.

21 de abril de 1997

For its 35th anniversary in 1997, the tower introduces a new, short-lived mascot, Sneedle.

Legacy Lights
The Space Needle unveiled its Legacy Lights for the first time. The powerful beam of light is powered by lamps that total 85 million candela shinning upwards from the top of the tower to honor national holidays and special occasions. The Legacy Lights remained lit for eleven days straight in response to the September 11th attacks in 2001.

April 21, 1999

37 Looks Good on you. Happy Birthday!
On April 21, 1999, the Space Needle’s 37th birthday, the City’s Landmarks Preservation Board named it an official City of Seattle Landmark. In its Report on Designation, the Landmarks Preservation Board wrote, “The Space Needle marks a point in history of the City of Seattle and represents American aspirations towards technological prowess. [It] embodies in its form and construction the era’s belief in commerce, technology and progress.”

The tower completed a $20 million revitalization in 2000. The project included construction of the Pavilion Level, SpaceBase retail store, SkyCity restaurant, Observation Deck improvements, exterior lighting additions, exterior painting and more. In comparison, the Space Needle was built in for about $4.5 million dollars in 1962.

Space Race
For the Space Needle’s 50th anniversary, it sponsored “Space Race 2012,” a contest that selected one lucky individual to win an actual flight into orbit. The contest was announced by Buzz Aldrin, the Apollo 11 astronaut who was the second man to walk the moon.

Century Project
In September 2017, the Space Needle commenced construction on the largest renovation project in its history, “The Century Project.” The renovation aimed to reveal the tower’s internal structure and harken back to the original conceptual sketches, all while expanding and improving its views. The Space Needle remained open to the public during its 360-degree “Spacelift,” revealing its new look in late summer of 2018. Guests are now surrounded by two breathtaking, multi-level, floor-to-ceiling glass viewing experiences including an outdoor observation level with open-air glass walls and Skyriser glass benches. The upper observation level is now connected by the Oculus Stairs to The Loupe, the world’s first, and only, rotating glass floor below.


Remember John Tower

Samuel J. Abrams is Professor of Politics at Sarah Lawrence College in Bronxville, NY and Research Fellow at Stanford University’s Hoover Institution.

The late Texas Senator John Tower

With the rise of Donald Trump and the unsettling authoritarian tone of American politics today, it is completely understandable why many Americans are anxious about the Trump administration and its less then professional behavior to date.

However, the sense of hysteria, fear, and paralysis surrounding the Trump administration is a bit overblown. The Senate can and should check Presidential power. That’s the lesson of the John Tower story.

John Tower was a four-term Senator from Texas serving from 1961 through 1985 and was the first GOP Senator to represent Texas in Washington since Reconstruction. While in the Senate, Tower served on the Joint Committee on Defense Production and was a long-serving member and eventual chair of the Armed Services committee, which is directly responsible for the oversight of the nation’s military including the Department of Defense, along with other related military projects dealing with energy, research and development, and military personnel matters. Tower had a distinguished though controversial career in Congress and was known for looking out for the economic interests and development of the Lone Star State.

Following Tower’s retirement from the Senate in 1985, he remained active in political life and President Reagan named him chief US negotiator at the Strategic Arms Reduction Talks in Geneva. Reagan subsequently put him in charge of the special review board tasked to investigate the Iran-Contra affair.

Despite the Tower Commission’s report’s highly critical conclusions about the Reagan administration, President George Herbert Walker Bush nominated Tower to serve as Secretary of Defense in 1989. Tower’s nomination, however, was rejected by the Senate.

Tower’s repudiation marked the first time the Senate had rejected a new President’s cabinet nominee. A quick and questionable vetting process on the part of the Bush administration coupled with weeks of allegations and stories about drinking and womanizing along with concern over potential conflicts of interest with defense contractors led to a 47–53 defeat of Tower’s nomination.

After the Senate’s rejection, President Bush appointed Tower to the President's Foreign Intelligence Advisory Board, which did not require Senate confirmation, and Tower went on to work as both a professor and consultant.

Tower’s rejection was not the first time that the Senate rejected a Presidential nominee. To date, 9 nominations to the cabinet have been rejected by the Senate while 13 nominations have been withdrawn.

What made Tower’s rejection so surprising here is that not only did he possess the deep knowledge, connections, and qualifications to succeed in the role of Secretary of Defense, but that the Senate – which normally treats its members in a genteel and convivial manner – rejected one of its own. Tower’s obituary in the New York Times even noted that “In the normally clubby Senate, Mr. Tower was regarded by some colleagues as a gut fighter who did not suffer fools gladly, and some lawmakers indicated that they were only too pleased to rebuke him.”

My point here is quite simple – the Senate has constrained Presidential appointments in the recent past. There is no reason that members of the Senate could not do it again.

Given the fact that so many Trump nominees seem to be plagued with very similar issues relating to either questionable behavior or conflicts of interest, Americans can and should ask their elected Senators to act accordingly based on the needs of the nation.

While it was the case back in 1989 that the Democrats controlled the Senate, Republicans in today’s 115th Congress do not hold a filibuster-proof, super-majority in the Senate. The Democratic leadership could take a more assertive position on many of these nominees and work with the handful of Republican members of the Senate who already strongly oppose Trump and his policies.

Some Democrats have begun to pushback such as New Jersey Senator Cory Booker, who testified against Senator Jeff Session’s nomination for Attorney General. Other Senators have spoken out harshly against nominees like Betsy DeVos, who was named to head the education department. However, it is unclear if these criticisms will be enough to derail their confirmations or if these public engagements, which play well on social media, are anything more than public grandstanding for other political ends.

Nonetheless, the Senate has incredible power against the Executive given the Constitution’s “advise and consent clause.” The Senate should use this power as needed given its intended role in our checks and balance system.

The ignorance of political history often plagues much discourse surrounding the debates of our day. This limited understanding of our nation’s great political actors and actions of the past has fed into the current anxiety that surrounds the rise of Donald Trump and an increasingly imperial and bizarre Presidency. No debería.

We need to remember that the United States Senate rejected a newly elected President’s nominee thirty-years ago over concerns similar to those that face many of Trump’s nominees today.

Senators can deny cabinet positions today to Trump nominees and challenge and block many other actions undertaken by the current administration. The question is whether or not there is enough will within the electorate to exert pressure and whether or not there are sufficiently well-organized efforts to manage these concerns via the Senate. The nationwide women’s marches over the weekend revealed how quickly Americans can work together – there is no reason this momentum should stop. Social media makes coordination fast and free. Instead of being apprehensive, I suggest that the masses start organizing and talking to those in the Senate.


Orchardton Tower

Orchardton Tower is thought to have been built by John Cairns around 1455. The Cairns family had previously served the Stewart royal dynasty and the Earls of Douglas in various administrative, military, domestic, and diplomatic capacities .

They are an interesting example of a family with good social connections who acted as gentleman-servants for higher-ranking dynasties, perhaps because they had only relatively modest revenues of their own .

Their fortunes changed when they took the side of King James II against the Earl of Douglas in the 1450s and gained the lands of Orchardton at much reduced rent as a result.

By 1558, t he lairdship was divided between three heiress es and the estate fragmented. A local nobleman, Sir Robert Maxwell, gradually bought up all the pieces to reunite the lairdship for himself .

Unusually constructed

We don’t know why John Cairns chose to build his tower on a circular plan . I t is likely that it was as much a talking point among his contemporaries as it is today. It is a unique survival as a near free-standing late medieval circular tower.

Circular towers were frequently used in the strongholds of the 1200s , but by the 1400s they had been replaced by exclusively square and rectangular towers. Orchardton Tower has some parallels in the south-west of Ireland, though most of these were built a century or so later. It is probably that Cairns looked to a number of sources for his inspiration.

Apart from its shape, Orchardton is pretty standard in the accommodation it provided. Like any comparable tower-house of the period, t he main family accommodation is within the tower and comprises :

  • a basement cellar
  • a first-floor hall
  • two upper floors, housing private chambers

There is a wall-walk at the top, providing limited protection from intruders. Unusually, the tower’s cellar has no internal link with any other rooms, and must be entered from a separate door.

In the hall, a couple of carved stone features have survived to give an idea of the quality of the lost interiors: a trefoil-headed piscine/ aumbry to the left of the fireplace and a decorated stone lamp holder by the door to the stair.

Outside the tower

The remains of a great hall lie to south of the tower this is a relatively rare survival . This is where Cairns would have performed more public functions as lord of the estate. Here he met with tenants and hosted large-scale banquets and other gatherings.

The hall was on the upper floor of a two-storey building, though only the floor survives. A basement and other outbuildings, including a kitchen block, are more complete. The great hall is connected to the tower by a first-floor door.


SENATE REJECTS TOWER, 53-47 FIRST CABINET VETO SINCE ❙ BUSH CONFERS ON NEW CHOICE

The Senate today rejected President Bush's nomination of John G. Tower to be Secretary of Defense, the first time in 30 years that a President was denied his choice of a Cabinet member.

The vote on the nominee, who was bruised by weeks of allegations about his private conduct and about possible conflict of interest, was 53 to 47. [ Roll-call, page B6. ] With the decision, attention immediately turned to the question of an alternative candidate. President Bush, in New York for the day, telephoned his chief of staff, John H. Sununu, shortly after the vote to discuss other candidates. White House officials said the President intended to move quickly, with an announcement possible as early as Friday. Possible Alternatives

A number of names were circulating as the most likely prospects. These included former Representative Jack Edwards of Alabama Donald H. Rumsfeld, a Defense Secretary in the Ford Administration Norman Augustine of the Martin Marietta Corporation, the aerospace manufacturer, and Senator William S. Cohen of Maine. Brent Scowcroft, Mr. Bush's national security adviser, was also mentioned, but today he said he had no interest in the job.

Mr. Bush, who was in New York City today to address agents of the Drug Enforcement Administration, said after the vote: ''The Senate has made its determination. I respect its role in doing so but I disagree with the outcome.'' He added, ''Now, however, we owe it to the American people to come together and move forward.'' Calm After Fierce Debate

Mr. Tower, in a brief statement at the Pentagon, thanked the President and his supporters in the Senate and said he was returning to Texas, which he had represented in the Senate for 24 years.

After weeks of fierce debate, personal lobbying by the President and allegations of private misconduct by Mr. Tower that would never have been aired in an earlier age, the end came in a calm, ceremonial proceeding with all 100 senators gathered in the chamber.

The clerk read the roll of senators and asked for their ayes or nays, recording for history what had become clear to the combatants over the last 24 hours. Fifty-two Democrats and one Republican voted against the Mr. Tower 44 Republicans and three Democrats voted for him.

''The nomination of John Tower to be Secretary of Defense is not confirmed,'' announced Vice President Dan Quayle, who presided. ''The President is to be notified of the Senate vote.''

The three Democrats who voted for Mr. Tower had announced their plans in advance. They were Lloyd Bentsen of Texas, Howell Heflin of Alabama and Christopher J. Dodd of Connecticut. On the Republican side, only Nancy Landon Kassebaum of Kansas turned against her President's choice.

As his remarks after the defeat indicated, Mr. Bush clearly did not want to use the occasion to open lasting wounds with Congress.

Representative John D. Dingell, a Michigan Democrat who had assailed the Tower nomination, picked up the bipartisan theme of healing. He noted that in the Senate, as in the Battle of Gettysburg, ''neither side really chose to do battle on this piece of turf, but when the scouts ran into each other here, both sides kept feeding troops into the fray until one won.'' G.O.P. Hope for Quayle Vote

For a time earlier in the week the White House had hoped to woo enough Democrats to produce a 50-to-50 vote and enable Mr. Quayle to break the tie. ''You should have voted anyway,'' Senator Bob Dole, the Republican leader, teased Mr. Quayle afterward. ''Make it a little closer.'' The cordial end belied what senators said had been one of the fiercest and most unpleasant confrontations in recent history, in which the Senate rebuffed a new President, rejected one of its former members and dragged onto the floor its dirty laundry of drinking among members.

''I will be recorded as the first Cabinet nominee in the history of the Republic to be rejected in the first 90 days of a Presidency and perhaps be harshly judged,'' Mr. Tower said after the vote. 'ɻut I depart from this place at peace with myself, knowing that I have given a full measure of devotion to my country. No public figure in my memory has been subjected to such a far-reaching and thorough investigation, nor had his human foibles bared to such intensive and demeaning public scrutiny.''

The last time the Senate rejected a Cabinet nominee was in 1959, toward the end of the Eisenhower Administration, when the nomination of Lewis L. Strauss as Secretary of Commerce was defeated, 49 to 46. The rejection was seen in large part as retaliation for the high-handed manner in which senators felt Mr. Strauss had dealt with them when he headed the Atomic Energy Commission.

In the closing hours of debate on the Tower nomination, Republicans, knowing that the die was cast, accused the Democrats of running roughshod over the former Senator's private life in a partisan attack aimed at weakening the new Republican President.

But Democrats, worried about a backlash against one of history's most forceful assertions of the Senate's constitutional role of advise and consent, insisted that the defeat of Mr. Tower was a unique case that need not mar long-term relations. They noted, too, that Mr. Bush himself had appeared to have doubts about Mr. Tower, delaying for weeks a nomination that had been expected ever since Election Day. 'Pitched Partisan Battle'

''It was a pitched partisan battle and has been for weeks,'' Mr. Dole said in closing the debate for supporters of Mr. Tower, who in his last years in the Senate led the same panel, the Armed Services Committee, that voted along strictly partisan lines to recommend his rejection as Defense Secretary. '➯ter what we've done to this good man, maybe we ought to hang our heads. He knows this is politics. He knows he's being shot down because he's a Republican and there are more Democrats than Republicans.''

But Senator George J. Mitchell of Maine, the majority leader, asserted: ''This vote is not and should not be interpreted as a vote to harm the President. I cannot control what other people write and say. But I do know what's in my mind and heart.''

Mr. Mitchell and Senator Sam Nunn, chairman of the Armed Services Committee, both argued that Mr. Tower's nomination was a special case, a nominee for a particularly sensitive job plagued by an unusually long list of allegations about purported drinking problems, misconduct toward women and lax attitudes toward conflicts created by his work as a consultant to military contractors.

Mr. Nunn said he did not expect ''in my lifetime'' to see another nominee with so many allegations against him.

''I do not believe there is a basis for saying this has not been handled fairly,'' Mr. Nunn said.

In defending Mr. Tower, some senators warned their colleagues that the intense focus on alcohol and women, the subjects that dominated the six days of Senate debate, was raising new and dangerous standards of behavior.

''The question is going to be asked of senators when they go out and start running for office,'' said Senator Steve Symms, Republican of Idaho. ''What's in your F.B.I. file? Can we really live up to the standards that have been set up here?''

There was much talk in the Senate today, especially from Republicans, of the deep partisan scars the Tower fight may have inflicted.

Democrats mounted a strong campaign to dispel charges of partisanship. Mr. Mitchell said on the Senate floor that he had read through the Senate debates 12 years ago over Jimmy Carter's nominees and found the Republicans to be just as outspoken in their opposition to several of them as Democrats had been to Mr. Tower.

The Democrats who crossed party lines to support Mr. Tower had various reasons. Mr. Bentsen is from Mr. Tower's home state and introduced his former Senate colleague at the start of the confirmation hearings. Mr. Heflin faces re-election next year in a conservative state, and Mr. Tower was one of the few votes in support of Senator Thomas Dodd of Connecticut, the current Senator's father, when he was censured by the Senate 22 years ago over campaign financing irregularities. Republican's Misgivings

Mrs. Kassebaum had been expressing her doubts for some time but never publicly committed her vote until it was clear that Mr. Tower was headed for defeat. She said she would have voted for him despite her misgivings if the President had needed her vote.

''If we are going to have a strong defense force, which consists of both men and women, we are going to have to insure fairness,'' she said. ''I am not confident that Senator Tower would give these issues the priority they demand or would demonstrate the necessary sensitivity to their seriousness.''


Ver el vídeo: NEW ADMIN only Tower. TDS. ROBLOX (Mayo 2022).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos